Bienvenidos a Tierra de Nadie

lunes, 18 de julio de 2011

OMBLIGOS DESNUDOS

Tengo miedo a las agujas,
miedo a tatuarme la palabra equivocada

miedo a encontrarte triste
al otro lado del espejo,
mirándome como sólo tu sabes:

con amor y desprecio.

---------------------------------------------------------------


No sé controlarme, controlarla, perdonarla.
Odio que esté enferma,
odio su miedo y mi miedo y su morfina.
Detesto sentirme como una niña.


---------------------------------------------------------


No estoy sola.
Las cicatrices siempre me acompañan.


--------------------------------------------------------

Hay días que tiendo al silencio.
Semanas enteras
en las que el silencio me consume, me quema.
Entiendo que nadie entienda
las razones:
La soledad asusta.


-----------------------------------------------------------
Que alguien venga y me saque de mí misma,
estoy sumida en un bucle.
Que alguien venga –whisky en mano-
y me arrastre de los pelos

me he pasado de revoluciones
girando sobre mi propio ombligo.

4 comentarios:

Juan Carlos Vicente dijo...

El ombligo siempre es un epicentro peligroso, de algun modo perdemos las posiciones de observador y protagonista, hasta que todo se vuelve extremadamente confuso, dañino, como una herida autoinflingida.

"Como en los erizos".

Brenda Ladurie Castillo dijo...

muy bien
te sentí!

un fuerte abrazo para ti!

buenas letras!

E R I Z O dijo...

Sé de eso, de estar en uno mismo... pidiendo rescate.
Sé de estar en el ombligo del ombligo de mi ombligo, y de sus giros... y del mareo.

Mis respetos a Usted, Srita Isa. Siempre la leo.

Anónimo dijo...

Lei tu poemas viejos ahora eres infinitamente mejor.
Pero con cuanto dolor.