Bienvenidos a Tierra de Nadie

sábado, 28 de marzo de 2009

CARTAS DESDE EL VAGÓN IV

Lo estoy haciendo todo mal.
No me importa,

estoy sonriendo.

Bebo, fumo,
follo
-aunque ya no lo hago con cualquiera,
ni embarrada
ni mojada,
ni en los baños de un bar.-

También escribo menos.
Juego
y vuelvo a beber.

Los pantalones me vuelven a quedar grandes.
Regalo poemas hechos de saliva
a orejas con pendientes de madera o de metal.

Los días amanecen
y estoy despierta, de nuevo.

Hago las cosas mal.

No dejo que me quieran
y he encontrado una salida
para esquivar la palabra “amar”.

Hago las cosas mal.
Nada importa:
estoy sonriendo.

Me la vuelvo a jugar.

2 comentarios:

Billy MacGregor dijo...

Que guapo. Se te entiende todo todo todo. El final de puta madre, es como volver al principio del poema y así, hasta el infinito.

Cristal Violeta dijo...

Y pasa que cuanto una mas se la juega mas se divierte.
Que si hay vértigo? Por supuesto, de eso se trata, no? Si no que gracia tiene?

Besotes desde Oz!