Bienvenidos a Tierra de Nadie

martes, 12 de agosto de 2008

PACTOS CON EL DEMONIO QUE VIVE DEBAJO DE MI CAMA


Todo está lleno de recuerdos,
veo su foto
aún en la pared,
regalos,
momentos que compartimos
juntos

hace ya una eternidad,

y sin embargo

le quiero.

La vida era rosa
a su lado,
en mi universo negro
había sitio
para princesas
y cuentos.

Hoy no es así.

Me visto hacia la noche
con su disfraz
de deseo.

Encaje,
raso negro,

carne pálida
no apta para el amor.

No pido tanto,
sólo quiero olvidar,

ni siquiera
a estas alturas
aspiro a la felicidad,

sólo quiero
un buen polvo
de vez en cuando,

no pido más.

2 comentarios:

RobertoCanto dijo...

RITUAL

Me arden los ojos de impaciencia al verte y la sangre me hierve por besarte,abrazarte y acariciarte.
mis besos desangran tus labios
y quebraré tus huesos con mis abrazos,después mis caricias
te harán incisiones por todo
el cuerpo y tu sangre correrá.
la sangre que corre por tus labios
hasta llegar a tu pecho la absorberé con mi boca lentamente hasta estar nuevamente en tus labios.
te abrazaré con mis alas
y repararé tus huesos.
tu cuerpo lleno de sangre
lo recorreré todo con placer
hasta tapar las incisiones
con mis manos y limpiar
la sangre que te cubre por completo.
después mis ojos te incinerarán
y yo devoraré tus cenizas
para que lentamente se diluyan
en mi cuerpo y cuando por fin
seamos uno mismo, me sumergiré
en ácido y no quedará nada de nosotros solamente nuestras almas para que nos alimentemos de la sangre que brota de nuestros ojos,
y estemos juntos por la eternidad.

RobertoCanto dijo...

Satanás sin música

La melodía celestial se desvaneció
En los oídos sordos no hay canción
Y la nota de la partitura desapareció
Y la tierra recibió la maldición.
El cielo blanco se ennegreció
Con el ángel caído del altar
Una suave brisa oscura lo recibió
Y en su seno sombrío quiso cantar.
No salía voz, no había alma
Su único consuelo fue vagar
Vagar sin quietud, vagar sin calma
No hubo murmuro, no hubo nada
Solo había en su camino el penar
Y en su inteligencia se crucificaba.
Satanás sin música se quedaba
No había música, no había mañana
Y en sus lamentos se arrastraba
Aun así no se detuvo, el deliraba
En sus delirios, el amenazaba,
En la tortura el encontraba
A quien por el cantara
Las riquezas el conservaba,
El hombre por ello cantaba
Satanás sin música ya no estaba
La melodía sola llegaba.