Bienvenidos a Tierra de Nadie

miércoles, 11 de junio de 2008

MARÍA Y YO

María se mete en la cama
y se suaviza,
dejamos el olor a esparto fuera,
las luchas de las ratas
rumiando restos de papel.
Caricias
que asumen su acto reflejo,
siendo parte de la humillación
fingida,
formando pliegos de la biblia
donde nos dejamos la fe
perdida.
Siendo nada
sintiendo el todo
declarándonos misioneras de la piel.

La voz aúlla fuera
con un sonido de bocina
y nos aliviamos de la lluvia
actuando entre las sábanas.

Escenarios de la cama
sin atrezzo
donde perdemos guerras
que aún no quisimos declarar.
Confesándonos secretos
nos besamos
ella y yo.

Y el olor a esparto
lo dejamos fuera,
enredado entre la ropa
a los pies de la cama
donde el oleaje
es tan suave
que suena
a verso.

Y te canto una canción.


*Gracias John, ya sabes por qué*

2 comentarios:

M. dijo...

Rendiciones, guerras ganadas y perdidas, imperios que se derrumban, entre cuatro paredes, bajo una sábana.

Me gusta tu forma de escribir.

Te leeré.

Isabebelita© dijo...

bajo una sábana se firman los mejores pactos, para dejar de ganar o perder, de alguna forma.
gracias m.

nos leemos.
besotes
isa